jueves, septiembre 03, 2009

s/t



Pueden haber pasado días, horas,
incluso años del tiempo que compartimos;
pero no ha pasado la celosa necesidad del otro,
en cada uno de nosotros.
Sucédeme la orfandad -ahora -como única
prueba de mi subsistencia,
sucédeme la angustia de
los días interminables como nieblas en el infierno,
sucédeme tu ausencia, el resonar del eco en tus
palabras, sucédeme la vida mientras paralizada me
acontece el tiempo,
yo
el único ser inmóvil, estéril,
yo
lo único perturbador, perverso y
decadente de este océano.

CONVOCATORIAS ABIERTAS DEL MINISTERIO DE CULTURA

CONVOCATORIAS ABIERTAS PARA NO PERDERSE El Ministerio de Cultura de la Nación y un amplio abanico de  ofertas 16 de febrero, 2018. ...